mayo 22, 2020

Confirman muerte de custodia y reo por COVID en penal de Atlacholoaya

Pedro Tonantzin/Sur Digital

Cuernavaca, Mor.- Autoridades penitenciarias confirmaron la muerte de una custodia y un interno del Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos», en la comunidad de Atlacholoaya, Xochitepec, por COVID-19, confirmó el Capitán Mario Vargas  Santomé, secretario particular del Comisionado Estatal de Seguridad.

Incluso reconocieron que el coordinador del Sistema Penitenciario de la entidad, Jorge Israel Ponce de León Bórquez, se reportó con temperatura superior a 38 grados, así como cuerpo cortado, por lo que se encuentra en aislamiento desde hace unos días, sin que se haya confirmado que padece el coronavirus.

Este jueves, abogados y familiares de internos denunciaron un brote de este virus al interior de ese centro penitenciario, sin embargo, autoridades de la entidad negaron el brote e incluso la muerte de la custodia y del interno como consecuencia del virus.

Sin embargo en la conferencia de prensa de este viernes, es decir 24 horas después se actualizó el número de casos en la entidad, y los funcionarios de la CES reconoció tuvieron que reconocer ambos fallecimientos.

Respecto a la custodia del penal femenil precisó: “Les comento que dentro de estos protocolos una custodia se reporta vía telefónica, bueno, sale de su servicio el día 8 de mayo, reporta el día 11 de mayo que tiene ciertos padecimientos que podrían estar relacionados con COVID-19 y posteriormente es necesario que sea conducida a un centro de salud donde se confirma que sí tenía el COVID 19 y lamentablemente pierde la vida, su acta de defunción dice COVID-19″, expresó Vargas Santomé.

Y agregó que la custodia, identificada como Silvia “N”, de 54 años de edad,  tras presentar síntomas ya no regresó a trabajar al penal.

“Cabe hacer la reiteración de que esa  persona sale de su servicio y no retornó al centro de reinserción social. Sí, lamentablemente tenemos que aceptar, difundir, la muerte de una custodia”, dijo.

También reconoció que el interno Isidro “N», quien se encontraba dentro de un grupo de población vulnerable a la pandemia, también falleció víctima de COVID-19.

«Con referente a la situación de una persona nombrada como Isidro ‘N’, pues también tenemos que decir la cuestión de que esta persona que se encontraba dentro de los grupos vulnerables fue conducida al sistema de salud, primeramente a un hospital público y después por solicitud expresa a un hospital privado, y también falleció por COVID-19”, informó.

El funcionario estatal no respondió las acusaciones que familiares y abogados de Isidro hicieron sobre la mala atención que recibió, y que incluso requirió la intervención de una juez que ordenó su traslado a un hospital.

Familiares y abogados de presos del Centro de Reinserción Social (Cereso) «Morelos» de Atlacholoaya, en Xochitepec, denunciaron que uno de los internos murió con síntomas de COVID-19 y que otros 80 podrían estar contagiados.

En entrevista aseguraron que las autoridades penitenciarias les han negado atención médica y medicamentos.

Ricardo Sánchez Bautista abogado de la familia de Isidro, acusó que el caso será presentado ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cdhmor)

“Vamos a presentar una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, también una denuncia penal por las irregularidades en las que incurrió la directora del centro penitenciario, primero a no prestarle la atención médica a la que está obligada a cualquier interno, dos a no acatar un mandato judicial en el cual la juez le ordenaba que trasladara al interno Isidro Rodríguez Sánchez a un hospital particular para su atención”, dijo el abogado.

De acuerdo con esta versión, el jueves de la semana pasada la directora del penal recibió la orden de una juez para que trasladara a Isidro Rodríguez a un hospital, a lo que hizo caso omiso en dos ocasiones

“La directora fue sancionada primeramente porque fueron dos ocasiones en las cuales la juez le ordenó el traslado y ella se negó a hacer el traslado a el hospital particular”, contó.

La salud del interno se agravó. En el hospital le practicaron una prueba de COVID-19, pero falleció antes de recibir los resultados.

Ante la posibilidad de que se trate de un caso de COVID-19 y que exista un brote en el penal, se le ha solicitado a la juez que se apliquen pruebas a 14 internos que compartían la celda con Isidro.