enero 27, 2020

Contaminación de barrancas en Cuernavaca un serio problema de salud

Sur Digital

Cuernavaca, Mor.- La contaminación de las barrancas de la capital de Morelos es un grave riesgo para la salud de los pobladores, aseguró el biólogo Eduardo Aranda Acosta, presidente del Consejo de Administración de las Áreas Naturales Protegidas Barrancas Urbanas de Cuernavaca.

En entrevista el especialista recordó que las barrancas de Cuernavaca son las reguladoras del clima, pues se encargan principalmente de sacar el aire caliente e ingresar aire frío a la ciudad

Sin embargo la contaminación y la cercanía con la población las han convertido en un problema serio para la salud de la ciudadanía.

“Cuando existen aguas estancadas, aguas fétidas, aguas con color oscuro en diferentes tonos y que de alguna manera están dentro de un entorno… esto se convierte en un cultivo de patógenos, de gérmenes, de bacterias que incluso hoy por hoy existe una simbiosis entre bacterias y hongos y levaduras que propician eso.

“Cuernavaca en su parte donde está la barranca de Chiflón de los Caldos, por donde está El Polvorín, ya para salir hacia El Apatlaco, ahí tuvimos, no sé si recuerdes que un tiempo cultivaban hortalizas por esa zona, hubo un problema muy grave de salud, que casi no se mencionó, y no quiero ser alarmante ni nada, pero por así decirlo, era una especie de cólera, de bacterias fecales que estaban ahí, pero además lo que acarrea, todas las sustancias que convergen en eso que hacen que cambien los PH, que cambian todo y que pues es una proliferación de organismos que se van a la piel, se van a los pulmones, porque los respiras y dentro de nuestros organismos tenemos muchos problemas que a la larga se pueden convertir en problemas más graves”, dijo.

Además de las descargas de aguas negras que son vertidas en las barrancas, empresas, algunas sin permisos para operar, descargan aguas con contaminantes, agregó el especialista.

“Dentro de los más graves es San Antón, San Antón que por abolengo geológicamente tiene esos prismas basálticos y que de alguna manera tiene esa conformación, tú alrededor de repente ves que las paredes están llorando, pero no son más que descargas encofradas que de alguna manera están conjuntándose aquí, de agua negra, y entre otras cosas porque se ha detectado, incluso en Chapultepec, no sé si ustedes tengan el antecedente, el agua azul, el agua roja, el agua verde, porque arrojan fábricas textileras y algunas cromadoras que todavía existen en esa parte y que es un aspecto más grave y se están dando”, dijo.

Por su relevancia ambiental y por los problemas de salud pública que su contaminación puede provocar, agregó, las barrancas deben ser protegidas por las instituciones encargadas de hacerlo y por la sociedad civil.

Explicó que una de las barrancas más amenazadas es la de El Pilancón, ubicada a un costado de la Avenida Vicente Guerrero, en Cuernavaca.

“Debemos procurar tener en principio una limpieza de la zona, un área que se pueda conservar y preservar y el aprovechamiento de las aguas, porque todavía existen manantiales aquí en el Pilancón, que son de alguna manera donde se está teniendo agua limpia.

“Esta barranca forma parte del Sistema de Barrancas de la zona Norponiente de la ciudad de Cuernavaca y, de hecho, como te das cuenta, ha habido un desplazo por el urbanismo y se ha desplazado y han venido acumulándolo. Esta barranca viene desde arriba, viene desde el entronque de Ocotepec, desde allá viene conformando un eje de barrancas donde se empieza a hacer esa división y algo muy cierto que dices, las barrancas en nuestro país, no nada más en la Ciudad de Cuernavaca, se han ocupado para hacer una especia de recopilación de basura, de descargas y hacerlas unas cloacas”, expresó.