enero 16, 2020

Piden Comunistas que el Estado asuma administración del Transporte

Cuernavaca, Morelos a 16 de Enero del 2020

El transporte es una necesidad básica de las familias trabajadoras para desempeñar sus actividades cotidianas, actualmente el desconocimiento de los patrones y del estado de su responsabilidad por garantizar un transporte seguro en todos los turnos laborales mantiene en riesgo a quienes acaban turno entrada la noche y no disponen de otros medios más que caminar.

Sin embargo, lejos de buscarse una solución efectiva, los estudios de factibilidad se centran en cómo justificar aumentar el pasaje. Como cada ocasión, se plantean negociaciones entre los concesionarios y la Secretaría de Movilidad y Transporte, esta vez sobre el cambio a unidades de gas natural; sin embargo, el resultado último de estas negociaciones es que la Secretaría aporte recurso público para que los concesionarios adquieran nuevas unidades, libres de pago de concesión por algunos años, con las cuales podrán seguir lucrando a costa de los miles de usuarios.

Ante esto nos preguntamos ¿No es acaso que el Estado concesiona el transporte para ahorrarse ciertos gastos? ¿Si son los concesionarios quienes disfrutan las ganancias no deben ser ellos quienes inviertan en la innovación? Y por tanto ¿Si es el Estado quien está invirtiendo en las nuevas unidades, porque no es el Estado quien directamente administre el transporte?.

Para garantizar la solución a los múltiples problemas del transporte público como son: la inseguridad, el maltrato a los usuarios, el alto costo, el congestionamiento de camiones en las avenidas, la contaminación, etc., el Partido Comunista de México plantea que la solución se centra en que se eliminen las concesiones y sea el Estado quien administre el transporte, como es su obligación; con esto nos referimos no solo a que el dinero público se invierta para la mejora real de las unidades y condiciones laborales de los choferes, sino también que se planifiquen los recorridos y horarios de acuerdo a las necesidades reales, y a que haya una participación de la población en la regulación y determinación de medidas a implementar, pues somos quienes a diario recurrimos a este transporte.

De la misma manera, es necesario que se obligue a las empresas a aportar económicamente para el mejoramiento constante del transporte, pues es indispensable para todos los que diario acuden a su trabajo.

En cuanto a los choferes, se les debe reconocer su condición de trabajadores y garantizar un horario de 8 horas, seguridad social y todas las prestaciones de ley, por lo cual los llamamos a conformarse en un sindicato y defender sus derechos mediante un Contrato Colectivo de Trabajo que acabe de una buena vez con todos los abusos y descuentos que viven a diario los trabajadores del volante y de esta forma que los descuentos a adultos mayores y estudiantes sean garantizados y no a costa del ingreso “libre” del chofer como se mantiene hoy día.

Solo un transporte público digno y de costo social permitirá el traslado eficiente de miles de personas cada día, así como la sustitución del auto particular, mejorando el tránsito y contribuyendo a la no contaminación del planeta.

Todas las medidas anteriormente expresadas deben aplicarse también al transporte de concesión federal que actualmente opera en el estado como son grupo Pullman y TER, empresas que gozan del monopolio de ciertos recorridos y tienen la posibilidad de aumentar el costo mínimo sin atenerse a las restricciones de la SMyT.

¡Un verdadero transporte público debe estar en manos de los trabajadores!