abril 24, 2019

Huérfanos por la violencia son ignorados por autoridades

Pedro Tonantzin/Sur Digital

Jiutepec, Mor.- Rebeca Flores Gómez tenía 21 años cuando desapareció el pasado 29 de marzo del 2018 en Jiutepec, 25 días después su cuerpo sin vida fue localizado en Tepoztlán, su muerte fue ignorada por las autoridades, el o los responsables siguen impunes.

Ahora un error burocrático impide que su hija de tres años al cuidado de sus abuelos, reciba el “apoyo para el bienestar de los niños y niñas”, los llamados “Siervos de la Nación” recogieron su información pero pese a que les fue mostrada el acta de defunción de la madre, ella fue puesta como titular para recibir el apoyo el cual no pudo cobrar la abuela.

La tramitología para esta pareja de ancianos se complica por la pobreza, y las supuestas instituciones dedicadas a velar por su bienestar ni siquiera saben de su existencia, nunca las han censado o apoyado para verificar su condición económica o escolar de la menor, mucho menos darle atención sicológica a la familia que aun enfrenta el luto por la muerte de Rebeca.

Luisa Gómez Castro madre de Rebeca y ahora al cuidado de Azul N. de tres años, explica: “Ella falleció no fue de muerte natural sino la privaron de su libertad y dejó una niña, dejó una niña de dos años y ahorita ella tiene tres años ya, hace un año ya. El tocar este tema es como darme en el corazón, pero seguimos adelante”.

“Rebe” como cariñosamente le dice su madre Luisa Gómez, dejó a una niña sus abuelos pagan la estancia infantil a la que acude, pero requieren el apoyo para poder solventar los gastos que enfrentan, en vida su Rebeca trabajaba como estilista y pagaba la estancia, pero ahora necesitan de ese programa social.

Luisa explica: “Le puedo mostrar este papel que está a nombre de mi hija Rebe Flores Gómez, y fui a cobrar el apoyo en correos y me dijeron que no. Yo les dijo yo no quiero el apoyo para mí, es para mi hija, pero me dijeron que no porque está a nombre de mi hija Rebe no lo puedo cobrar”.

Los abuelos hacen su mejor esfuerzo para protegerla, pero en estas calles de violencia e impunidad de la Colonia la Joya de Jiutepec, el discurso de la Comisión de Víctimas a cargo de Nadxielli Carranco o del Instituto de Mujer a cargo de Flor Dessiré León simplemente es papel y palabras, ninguno de los burócratas que se supone deben ayudarles a las víctimas lo ha hecho.

La abuela no pierde la esperanza de ser escuchada, “sea como sea, estoy segura de que mi hija va salir adelante, pero pues ya que están dando ese apoyo nos ayuden a solucionarlo para que me puedan dar el apoyo”.

Doña Luisa insiste que para ella es importante que vaya a la estancia, porque la menor aprende y sus maestras le dican tiempo: “Aquí yo me dedico al quehacer, pero allá a ella le enseñan a jugar a hacer letras, le enseñan mucho porque el tiempo que le dedican a los niños, es a los niños. Yo aquí no puedo enseñarle que los deditos y ella ya sabe muchas cositas que no le puedo enseñar yo”.

Desde su casa humilde Luisa pide: “Si es que me está escuchando López Obrador y me llega a escuchar, que dios lo llene de bendiciones y sé que el está ahorita al cuidado del país de México y que les mandé el dinero a los niños para su estancia”.

“Me dijeron en Telecom que es el primer caso que se da, ay yo no quisiera que se den más casos de estos, no quiero porque destrozan el corazón de uno le dan a uno en donde más le duele, entonces yo no quiero que sigan pasando esas cosas hay tanta maldad, ya que paré toda esa maldad, la gente que vive de eso que ya tenga misericordia que ya no”.