junio 26, 2020

LLEGÓ EL POLVO DEL SAHARA A MÉXICO

  • Es un fenómeno que año con año se repite, reduce ciclones y nutre el Amazonas
  • Nada de gravedad en la salud de las personas como se ha rumorado
  • Ya se encuentra en la península de Yucatán, Tabasco, norte de Chiapas, Veracruz, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, existe la posibilidad de que el polvo llegue a la Ciudad de México

Por: Alejandro Cárdenas

Año con año los ciclones tropicales y el polvo del Sahara llegan a nuestro país, las cantidades del polvo del Sahara que ingresa a México no representan un peligro significativo para la población, aun así, personas que padecen enfermedades crónicas en vías respiratorias como asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica EPOC, pueden eventualmente manifestar molestias y ante la actual contingencia sanitaria por COVID-19, es importante para quienes tienen estos padecimientos, evitar su exposición a este polvo que, como parte del equilibrio natural del planeta, año con año debilita los ciclones tropicales y nutre al Amazonas, afirman meteorólogos.

Este fenómeno es una masa de aire muy seca cargada de polvo que se forma sobre el desierto del Sahara, principalmente en el verano, y se mueve hacia el océano Atlántico cada tres a cinco días, puede cubrir un área equivalente a la de Estados Unidos y extenderse verticalmente entre 1,500 y 6,000 metros de altura.

El Sahara es el desierto más grande del planeta, ocupa la mayor parte de África del Norte y su extensión abarca parcialmente a 11 países de ese continente. Su superficie equivale casi a la del territorio de China o Estados Unidos.

En México, corresponde al Centro Nacional de Prevención de Desastres Cenapred, vigilar el movimiento de este polvo del desierto y ha sugerido a través de un comunicado que las personas con enfermedades respiratorias crónicas, adultos mayores, mujeres embarazadas y niños deben de seguir usando protectores respiratorios tales como mascarillas o por lo menos pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Manifestó Cenapred que si alguien tiene la sensación de cuerpos extraños en los ojos, la persona debe lávese con abundante agua, preferentemente agua potable o hervida y, lavarse las manos antes de iniciar el procedimiento.

Por otra parte, se deben cubrir las fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques de almacenamiento para evitar contaminación, utilizar equipo de protección personal como gafas y humedecer el piso de la casa antes de barrer para evitar la resuspensión del polvo que pudiera acumularse en el suelo.

Esta nube de polvo ya se encuentra en la península de Yucatán, Tabasco, norte de Chiapas, Veracruz, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila y existe la posibilidad de que el polvo llegue a la Ciudad de México pero en concentraciones bajas y después de pasar por nuestro país, la nube o pluma de polvo del Sahara continuará su camino hacia Estados Unidos.

Hay que destacar que en esta ocasión, el polvo del Sahara presenta uno de los eventos más intensos de los últimos años, hará que el cielo se vea brumoso durante el resto de la semana y por la concentración que muestran las gráficas de satélite, los expertos del Servicio Meteorológico Nacional SMN, señalan que el fenómeno podría provocar un déficit en el desarrollo de los ciclones tropicales en el Atlántico y un decremento en las temperaturas pero nada de gravedad en la salud de las personas como se ha rumorado.