diciembre 6, 2021

Marchan Feministas exigen a Congreso legalizar aborto

Hoy 25 de noviembre del 2021 se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Las mujeres salimos a la calle para visibilizar la violencia de género y la impunidad que existe en nuestro país, y particularmente en nuestro estado que se proclama como anfitrión del mundo: ¡Morelos es Anfitrión feminicida!

La violencia de género, es una problemática que pone en riesgo y vulnera la integridad física y psicológica de las mujeres.

A pesar de múltiples esfuerzos, la violencia de género ha continuado y aumentado a partir del confinamiento por la pandemia COVID-19. El feminicidio es la pandemia ignorada por la sociedad y autoridades. Estamos en constante riesgo.

Ya se han cumplido seis años de la declaratoria de la Alerta de Violencia de Género (AVG) en 8 municipios de Morelos, y aún está muy lejos de eliminarse este delito, al contrario, el número de feminicidios, han aumentado. La impunidad, la omisión del gobierno estatal y las diferentes instancias responsables, han permitido que este año Morelos, se colocara en los primeros lugares por el número de feminicidios cometidos: hasta el mes de agosto era el primer lugar en el país. Actualmente Morelos tiene el segundo lugar en Feminicidio a nivel nacional (según las estadísticas delictivas que da a conocer cada mes el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública). (Arellano, 2021)

En México, diariamente 11 mujeres son asesinadas. La diferencia con los asesinatos masculinos, es que ocurren mayormente en el ámbito privado. El espacio donde deberían estar a salvo y fuera de peligro es para muchas, el sitio más inseguro.

México es un país misógino y feminicida que protege al agresor y vulnera a la víctima a través de la revictimización y la inmensa impunidad existente. Esta realidad lastima profundamente los derechos de las mujeres y vulnera su derecho a una vida libre de violencia.

Recordamos hoy algunos casos no resueltos:
● Yamile Sinahi Silahue Sotelo, de Tlaltizapán, desaparecida cuando tenía 12 años en el 2016. Actualmente su familia continúa exigiendo justicia y la sigue buscando.
● Leslie Calderón de Cuernavaca de 23 años de edad víctima de feminicidio en 2019.
● Ana Lilia de Huitzilac, con 16 años de edad fue víctima de feminicidio en marzo de 2021.
● Desde septiembre del año 2020, defensoras de Derechos Humanos, colectivas y activistas feministas del municipio de Yautepec, han enfrentado actos de intimidación, amenazas, mensajes de odio y vigilancia por parte de agentes policiales y autoridades de este municipio por expresar nuestro rechazo ante la violencia feminicida, por exigir justicia y la garantía de los derechos de las mujeres en el Estado de Morelos.

Nuestra protesta es legítima, no nos van a callar, no nos van a detener, seguiremos en pie de lucha, exigiendo justicia y saliendo a las calles las veces que sea necesario.

Hacemos un llamado a todas las colectivas feministas a unirse y denunciar esta persecución. Mientras una de nosotras enfrente consecuencias por ejercer su libre derecho a la protesta, todas estamos en peligro.

● En octubre de este año, mujeres de Tepoztlán se manifestaron para exigir atención y justicia ante el alto número de delitos sexuales cometidos en el municipio, En agosto y septiembre se registraron 10 casos de abuso sexual contra mujeres. Exigen que el gobierno no oculte el nivel de inseguridad y violencia que se vive en el municipio por temor a afectar la actividad turística, así como declarar al municipio con AVG.
● El pasado 9 de noviembre, el profesor de Tae Kwon Do, Fernando Salgado Hernández se fugó para evitar proceso por violación, abuso sexual y corrupción de menores. El profesor cuenta con 20 carpetas de investigación en su contra. Entre las víctimas, que fueron sus alumnas, figura una niña de 10 años de edad.

Resulta inadmisible que casos como este se repitan, se requiere de la acción oportuna para castigar a los violentadores y evitar que sigan acosando, violando y matando.
Por todo lo anterior, exigimos:

  1. Que las autoridades garanticen que todas las niñas, adolescentes y mujeres de todas las edades, podamos tener una vida libre de violencias.
  2. Que las instancias que conforman el Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (SEPASE), cumplan de manera íntegra, las acciones señaladas en la declaratoria de la AVG.
  3. El derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. A las y los diputados les exigimos que acaten las indicaciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual ha declarado inconstitucional criminalizar el aborto. Y recordamos que la Organización Mundial de la Salud (ONU) ha señalado que negar el aborto equivale a un tipo de tortura: ninguna mujer debe ser criminalizada o poner su vida en riesgo por decidir sobre su cuerpo y su vida.
  4. Justicia para las mujeres víctimas de feminicidio y de violencia de género. Así como la reparación de daños para víctimas y familiares
  5. Exigimos el cese de la persecución y la garantía de nuestra seguridad, tanto de las integrantes de las colectivas como de las defensoras y activistas que colaboran y/o trabajan por los derechos de las mujeres. Les recordamos que protestar no es un delito.
    Hoy estamos aquí por las que nos faltan. Alzamos nuestra voz por las que sufren, por las que no están con nosotras y por todas las mujeres. Todas crecimos con miedo, pero eso no nos paraliza. Nos impulsa a luchar por nuestros derechos y visibilizar lo que otros callan. Lo que otros prefieren ignorar.
    A este gobierno que presume de ser anfitrión del mundo, le señalamos que Morelos es anfitrión feminicida y le exigimos que tome las medidas necesarias para que todas las mujeres de distintas edades tengamos una vida libre de violencias. ¡Merecemos y exigimos una vida libre de violencia!
    ¡Vivas, libres, seguras y felices nos queremos!