Nuestros hijos dependen de nosotras: Mujeres Policías Despedidas

Nuestros hijos dependen de nosotras: Mujeres Policías Despedidas

766
junio 1, 2017

Kony Vázquez /Sur Digital

 

Chilpancingo Gro.- Esperábamos una sanción, una suspensión pero no un despido, pedimos consideren nuestra reinstalación porque nuestros hijos dependen de nosotros: así lo manifestaron las aproximadamente 30 mujeres que forman parte de los 176 Policías Estatales  despedidos el día de ayer 31 de mayo por personal administrativo de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) que dirige el general Pedro Almazán Cervantes. .

 

La mayoría son madres solteras con 3 o 4 hijos, y ser parte del cuerpo policiaco al igual que el resto de sus compañeros que también son jefes de familia, es su única fuente de ingresos  para poder mantener a los suyos.

 

“Se me hace injusto, creo que no era para tanto, era una causa justa, no peleábamos tanto, solo queríamos que nos dejaran trabajar 3 x 3 (24 horas de trabajo por 24 horas de descanso), pero estas son las consecuencias. Se supone que este era mi trabajo, no me importaban los días que fueran, yo les decía a mis hijas;  yo soy su sustento y ustedes son mi fuerza”, expresaron.

 

Algunas de ellas han prestado sus servicios a la corporación hasta por 9 años y otras un poco más. Recordaron que ser padre y madre no es fácil, y más cuando también tienen el compromiso de preservar la seguridad de un estado tan convulsionado como Guerrero.

 

Ahora le solicitan al gobernador Héctor Astudillo Flores tenga consideración y les conceda la reinstalación, ya que están dispuestas de regresar  a laborar aun con las condiciones que motivaron su paro laboral, “somos sus policías, trabajamos para él, en todo momento lo apoyamos”.

 

Originarias de diferentes regiones del estado de Guerrero, expresaron que la vida de una mujer policía  es muy difícil,  “vamos a los operativos y donde nos manden son situaciones precarias las que se viven. Así lo aceptamos y nos gusta nuestro trabajo. Por lo que es justo que pidamos mejores condiciones para laborar. Y creo que eso no va fuera de la ley”.

 

Recordaron que les ha tocado vivir operativos en la región de Tierra Caliente, desalojos violentos, como cuando los normalistas de Ayotzinapa intentaron entrar al 27 batallón de infantería con sede en el municipio de  Iguala, donde resultaron varias de sus compañeras lesionadas por cohetones y piedras que les fueron lanzadas, “y ahí estuvimos defendiendo al ejército”.

 

Por ultimo aseguraron que los riesgos que corren son los mismos que sus compañeros varones, trabajan igual, hacen guardias, las incorporan en la parte de adelante cuando se va a realizar un desalojo “no porque seas mujer vas a ir hasta atrás, no importa el sexo, aquí se trabaja igual”.