mayo 19, 2016

Renuncia regidora del PSD y se declara independiente

Pedro Tonantzin/Sur Digital

 

Cuernavaca, Mor.- La regidora Amelia Fernández Aguilar, se declaró independiente y abandonó las siglas del Partido Social Demócrata (PSD) por el cual llegó al ayuntamiento de Cuernavaca en las pasadas elecciones, por lo que ahora a solicitado sea integrada a todas las comisiones del ayuntamiento.

 

En su misiva de renuncia que leyó en el cabildo, expresó, “no estoy de acuerdo ni avalo la forma en cómo las autoridades emanadas de este partido están gobernando la ciudad. Rechazo tajantemente los visos de corrupción que se observan en los contratos de donación multicitados y en la negativa de transparentar la información municipal”.

 

Y añade, “como regidora independiente, a partir de hoy dentro del Cabildo, razón por la cual exijo representación en cada una de las comisiones en las que se estipule que podrán participar un miembro de cada fuerza política”.

 

Explicó que su decepción se debe, a que “poco más de cuatro meses de haber entrado en funciones, la administración municipal de Cuernavaca 2016-2018 se ha caracterizado por ser una administración sin rumbo y falta de profesionalismo, que se maneja con base en ocurrencias; se suma a ello, la opacidad en las acciones de la autoridad municipal y actos intimidatorios en contra de quienes se atreven a señalar sus desaciertos”.

DSC_1749

Detalló que de manera puntual, “el Plan Municipal de Desarrollo carece de indicadores que permitan evaluar resultados, no hay metas específicas que deban cumplir las Secretarías del Ayuntamiento, esto no permitirá valorar el trabajo que realice la presente administración”.

 

Sobre la opacidad explicó “en mi calidad de regidora he solicitado en infinidad de ocasiones información sobre diferentes temas de interés público; en todos los casos no he recibido una respuesta”.

 

“Recientemente, no hemos enterado que los famosos contratos de donación, a través de los cuales una empresa asfaltó algunas calles de Cuernavaca, han sido clasificados como confidenciales y puestos en reserva por 4 años”.

 

“Ese acto de autoridad nos hace pensar que hubo actuaciones turbias en la firma de esos contratos, de otra manera no tendrían que haberse clasificados como confidenciales”.

 

“Lamentablemente, la administración municipal es manejada como una empresa de la Familia Yáñez; pero eso no es responsabilidad de dicha familia, sino del alcalde mismo, ya sea por omisión, complicidad o por encubrimiento.”